‘Andrés Nicolás Escobar Escobar’, el orgullo del barrio

La institución Andrés Nicolás Escobar Escobar alberga 1.440 estudiantes de distintos sectores y este año graduó su primera promoción de bachilleres.

“Es una historia triste y a la vez satisfactoria”, así cataloga la creación de la institución el delegado y expresidente de la Junta de Acción Comunal, Alfonso Medina.

Cuenta que la institución se consiguió “en el año 2008, iba ligado a un macroproyecto que realizaría el alcalde de ese entonces ‘Ava’ Carvajal, pero la Corte decidió tumbar todos los macroproyectos y por ende, el mega colegio de Villa Haydith se cayó”.

Por este inconveniente, los habitantes del sector entraron en una lucha titánica para que Ministerio de Educación no trasladara la obra a otra ciudad del país, como sucedió efectivamente.

Otros de los obstáculos que retardó el inicio de la obra fue la decisión de los siete primeros urbanizadores que tuvo este sector, que eran los propietarios de la mayor parte de estas tierras, los cuales resolvieron vender cada uno sus terrenos sin dejar espacio para las demás sesiones.

De este modo, fue como Alfonso Medina y los demás habitantes deciden comprar y apropiarse del terreno donde se construyó el plantel educativo. La adquisición de este predio fue el último paso para concretar el proyecto.

El delegado de la Junta de Acción Comunal tomó la decisión de hipotecar su vivienda para poder comprar el predio donde se encuentra construida en este momento la institución, con el compromiso de que cada mes, el vecindario aportara una cuota de 60 mil pesos por seis meses. Idea que difícilmente resultó, pues no todas las familias decidieron ayudar al señor Alfonso.

Mensualmente, un total cuatro millones de pesos debía ser destinado a saldar la deuda de la hipoteca que Medina había realizado para la compra del terreno. Además de liquidar gastos como topografía, impuestos y otros aranceles. La mayor parte del dinero fue entregado por el delegado de la JAC, que hizo cumplir su promesa de la construcción del colegio.

En el año 2013, hace cuatro años, el expresidente de la JAC viajó a la capital de Colombia a una cita con miembros del Ministerio de Educación, donde habla nuevamente de la importancia y necesidad de un colegio en el barrio.

Es de esta forma como Villa Haydith adopta en su propiedad el megacolegio Andrés Nicolás Escobar Escobar para beneficio de los niños y jóvenes del sector y barrios vecinos como Chiriquí, Lorenzo Morales, Nando Marín, Páramo y Primero de Mayo.

Actualmente alberga 1.440 estudiantes de los diferentes sectores vecinos y para este año, el colegio gradúa su primera promoción de básica secundaria que además sacó obtuvo tres niños Ser Pilo Paga.

Los habitantes piden a la Secretaría de Educación Municipal realizar un censo de campo “porque los vecinos se están quejando que no hay cupos que beneficien a los niños, niñas y jóvenes de Villa Haydith”, afirmó Alfonso Medina. Para el mes de octubre, la institución ya no contaba con espacios para albergar a otros estudiantes.

Anécdota

El nombre del megacolegio Andrés Nicolás Escobar Escobar se debe al reconocimiento que se le concedió al docente del mismo nombre en la ciudad de Valledupar, radicado en el barrio Primero de Mayo y quien además era líder del barrio.
El educador fue asesinado por defender los derechos de su comunidad.

El colegio cuenta con una jornada única que va desde las 6:00 de la mañana hasta las 3:00 de la tarde.

Por Eduardo Moscote
Eduardo.moscote@elpilon.com.co