Alfonso Medina, un líder incansable del barrio

Alfonso Medida, líder comunitario que se le atribuye parte del desarrollo social de Villa Haydith.

En los pasillos de la Alcaldía de Valledupar es común observar a un hombre de mediana estatura, robusto y de acento cachaco. Debajo del brazo lo acompañan varias carpetas que contienen derechos de petición,  propuestas y documentos, que para él son importantes a la hora de gestionar el desarrollo del barrio Villa Haydith.

Se trata de Alfonso Medina, un bogotano que durante ocho años se desempeñó como presidente de la Junta de Acción Comunal del sector, el mismo al que se le atribuye parte del desarrollo social del lugar. Tiene 32 años de vivir en Valledupar, después de emigrar del entorno capitalino que lo vio nacer.

“Yo llegué a Valledupar en 1985 porque mi cuñada y mi hermana me motivaron a venir, allá en Bogotá me ganaba la vida como ebanista en un taller del barrio Galán. Primero tuve un negocio en Santa Rosa y luego en Garupal, después en el 2000 compré un lote en Villa Haydith y solo seis años después me animé a construir mi casa”, recordó el hombre de 62 años, quien en la actualidad se desempeña como delegado de la JAC del sector.

Todo el mundo lo conoce en el barrio. Todo el mundo lo saluda porque es un incasable, frentea a cualquier alcalde o funcionario público cuando se trata de pelear el bienestar de su amado Villa Haydith. “En 2006 me di cuenta de la necesidad de un colegio en el lugar porque me partía el alma ver a esos niñitos caminar hasta la institución educativa de Mareigua, tenían que recorrer varios kilómetros para poder estudiar, pero no teníamos junta, porque no estábamos en el perímetro urbano y no nos daban la Personería, pero gracias a Dios creamos una asociación, EL PILÓN nos ayudó mucho y la construcción del Megacolegio ‘Andrés Escobar Escobar’ empezó en el 2013. En 2015 comenzó a funcionar y hoy en día albergamos más de 1.440 estudiantes de los sectores aledaños al lugar. La lucha tuvo su recompensa”, recordó Alfonso Medina.

Al dirigente comunal también se le atribuye la gestión hecha para la legalización del barrio Villa Haydith, la llegada del gas domiciliario, el lote de 10 hectáreas en el que sería construida la sede de la Policía Metropolitana, hecho que causó malestar debido a que según Alfonso Medina “el alcalde Augusto Ramírez Uhía se llevó el proyecto para el barrio Panamá, por eso lo declaramos persona no grata. Ahora resulta que en esa área van a reubicar a los invasores de Altos de Pimienta, hecho que nos socializaron en su momento”.