629 inmigrantes aún esperan por autoridades maltesas e italianas

Una vez más, la política juega por encima de los seres humanos. El gobierno de Italia se negó en abrir un puerto a la embarcación de rescate y le indicó a Malta que se hiciera responsable. El hecho ocurrió luego de que el gobierno populista rechazara el permiso para atracar el día anterior en un movimiento descrito por los rescatistas como sin precedentes.
Según las noticias de CNN en Español: Matteo Salvini, ministro del Interior de línea dura de Italia y líder del partido de la Liga antinmigración, llamó al país a “cerrar los puertos” y se comprometió el domingo a “detener el asqueroso negocio de la inmigración ilegal”.
A pesar de toda esta controversia, el barco de búsqueda y rescate Aquarius es operado por Médicos Sin Fronteras (MSF) y la organización SOS Méditerranée. Desde el sábado por la noche hasta el domingo por la mañana, se rescató a 629 personas en seis operaciones separadas, dijeron MSF y SOS en Twitter. El barco transporta más de 600 personas, entre ellos 123 menores de edad (no acompañados) y 7 mujeres embarazadas.
El coordinador del proyecto Aquarius, Aloys Vimard dió algunas declaraciones en la radio pública española RNE, alertando que los suministros de alimentos a bordo durarían solo un día más. De hecho, los Médicos sin Fronteras (MSF) informan que “varios pasajeros necesitan tratamiento médico”, a través de Twitter y agregó que “15 tienen quemaduras químicas graves y muchos otros tienen hipotermia”.